5 Consejos antes de estrenar la ropa de tu bebé

Ya se han terminado las Navidades y seguro que una buena parte de los regalos que los Reyes Magos y Papá Noel han dejado en casa llevaban el nombre del más pequeño de la familia. Juguetes, peluches, complementos… y lo que más estabas esperando; ropa nueva para el bebé.

Las ganas de estrenar los nuevos conjuntos son enormes, y más en esta época del año en la que puedes hacer todo tipo de combinaciones con la ropa de invierno para que tu bebé sea el más guapo del barrio. Todos, en un primer impulso, comprobaríamos que la talla es la correcta, quitaríamos todas las etiquetas y el mismo día vestiríamos a nuestro bebé de estreno. Sin embargo, aunque la ilusión por estrenar la ropa nueva es imposible de contener, es conveniente seguir una serie de precauciones antes de hacerlo:

  1. Eliminar todas las etiquetas. Aunque pueda parecer un consejo muy obvio, lo cierto es que muchas veces no somos conscientes de la cantidad de etiquetas que la ropa nueva lleva incorporada para su comercialización. Lo primero que debemos hacer es asegurarnos detenidamente de retirar de la prenda este tipo de añadidos dañinos para la piel de nuestro bebé y causantes de irritaciones molestas.
  2. Sumergir la ropa en agua con bicarbonato. Desde el momento en que se fabrica una prenda hasta que llega al armario de nuestro bebé, la ropa atraviesa un largo proceso de manipulación. Sumergir la prenda en agua con bicarbonato antes de su primer lavado contribuye a su desinfección, dejándola, al mismo tiempo, con una textura final mucho más suave y agradable.
  3. Lavar la ropa antes de usarla. Para terminar de eliminar todos los agentes químicos de la ropa, debemos lavarla antes de su uso. En muchas ocasiones, los fabricantes añaden sustancias con el objetivo de realzar el color y la apariencia de la prenda y que, sin un previo lavado de la misma, pueden ocasionar graves reacciones en la piel del bebé. Además, durante los primeros seis meses de vida del pequeño, es recomendable lavar todo su armario de forma independiente al resto de ropa de la casa, para evitar su contacto con otro tipo de suciedades o contaminantes.
  4. Elegir un detergente adecuado. Es muy importante elegir correctamente el detergente con el que lavamos la ropa de nuestro bebé, ya que determinados componentes del producto pueden irritar su piel al contacto con la prenda. Por ello, recomendamos el uso de un jabón neutro específico para prendas de bebé que haya sido testado dermatológicamente, además de evitar el uso de suavizantes y otras sustancias artificiales que se añaden al lavado, ya que estos productos son demasiado agresivos para la piel del bebé, especialmente si quedan restos en la ropa.
  5. Aclarar la ropa correctamente. Finalmente, tanto si el lavado lo hacemos a mano como a máquina, es importante asegurarnos de que no queda resto alguno de detergente en las prendas, puesto que los residuos de jabón pueden terminar por irritar la piel del bebé tras el contacto con la ropa. Un buen aclarado con abundante agua puede evitar esta situación.

Y eso es todo, ahora ya podemos tender la ropa de nuestro bebé al aire libre y esperar a que se seque. La luz del sol terminará por eliminar cualquier resto de microbio o sustancia química, y la ropa de nuestro bebé estará ¡lista para ser estrenada!

ropabebe-p

Y hablando de estrenos… ¿Has visto ya lo último de la colección otoño-invierno de Libélula Handmade? Entra en nuestra web y échale un vistazo: Libélula HandMade ¡Estamos deseando estrenarlo todo!

Anuncios